Volando en Kenya

Imaginarse volando en Kenia es un sueño para románticos de la aviación de todos los géneros y edades, inevitable pensar en las imágenes de la película Memorias de África, en el mítico biplano De Havilland Tiger Moth y en los carismáticos personajes reales en los que se inspira la película y el libro de Karen Blixen.

Arturopoloena-8

Pero volar en Kenia realmente te hace sentir como los pioneros de la aviación de principios del siglo pasado, volando sobre un territorio virgen, precioso pero también inhóspito, con unas temperaturas extremas, con una fauna salvaje inofensiva desde el aire, pero peligrosa en el suelo.

Los paisajes son muy distintos dependiendo de la zona del país, Nairobi te recibe con su caótico desorden de barrios enteros llenos de construcciones precarias y millones de personas en un enjambre de vehículos y ruido, pero a las afueras de la ciudad está la sabana, plagada de animales salvajes y enseguida comienzan las suaves y verdes colinas, verdes montañas llenas de una vegetación exuberante.. con pocos campos alternativos en caso de tener algún problema. En muchas zonas, plantaciones de té y café se extienden hasta que alcanza la vista.

Arturopoloena-6

La meseta de Laikipia, cerca de la ciudad de Nanyuki fue nuestro centro de operaciones, ciudad situada al norte de Nairobi, a los pies de la mítica e inconfundible silueta del Monte Kenia, la montaña más alta de Kenia con 5.199 metros y la segunda de África, después del Kilimanjaro, aunque sin duda con una escalada de dificultad muy superior.

Desde allí hicimos varios vuelos en un Piper Super Cub, nuestro avión preferido, hacia el norte, el árido Gran Valle del Rift, incluso con dunas de arena y volcanes con el suelo muy caliente, las lagunas saladas del norte con miles de aves y flamencos o el fabuloso espectáculo del Lago Turkana, ya en la frontera con Etiopía.

La zona de Samburu,  también nos causó un gran impacto, con cauces de ríos secos plagados de animales de todo tipo intentando buscar un poco de agua … elefantes, cebras y jirafas son los animales más reconocibles desde el aire, aunque también peligrosos hipopótamos y cocodrilos.

Para hacer este sueño realidad se puede contactar con el www.aeroclubea.com, basado en el aeropuerto Wilson (HKNW), en Nairobi (5536ft). Es uno de los principales aeropuertos de Kenya y fue fundado en 1927. En la actualidad tiene una intensa actividad, con unos 120.000 aterrizajes y despegues al año. Ofrecen vuelos turísticos, escuela de vuelo, acrobacia, paracaidismo y es sede de varios festivales aéreos. Además cuenta con una sede social, restaurant-bar e incluso habitaciones a precios razonables.

Es posible contactar con ellos para obtener una convalidación temporal de la licencia de vuelo, para lo cual será imprescindible saber hablar inglés y hacer una prueba en vuelo con un piloto comercial. Para ello piden licencia ICAO, certificado médico en vigor, logbook al día y pasaporte.

También es posible alquilar avionetas en varias escuelas y empresas, Cessnas 150, 152,172, 206 y Piper PA28 son algunos de los modelos más utilizados.

En la web del aeroclub mencionado también encontrarás consejos para volar en Kenia y un listado de las mejores pistas de aterrizaje y lodges privados, además de los aeropuertos, que siempre son la mejor opción para repostar el avión con un poco de garantías, ya que fuera  de ellos conseguir avgas es una aventura muy complicada y la contaminación del mismo, casi inevitable…

Arturopoloena-2

En Kenia hay varios y extensos parques nacionales, que se pueden sobrevolar e incluso donde se puede aterrizar. Las pistas suelen estar bien mantenidas, aunque siempre es recomendable una pasada de seguridad para chequear estado de la superficie y que esté libre de animales, recordando que la fauna salvaje siempre tiene prioridad para pasar o cruzar una pista y en caso de que no se hayan asustado y decidan permanecer en la pista, no nos quedará mas remedio que ir a un alternativo.

La mejor época para volar en Kenia es enero y febrero, temporada seca y con temperaturas agradables y mejor evitar los meses lluviosos de marzo a mayo y de octubre a diciembre.

Volando por Kenia es imprescindible contar con suficientes provisiones de agua, ya que el calor durante el día puede ser muy intenso, sobre todo en las zonas del valle del Rift y cerca del Lago Turkana y no es fácil encontrar agua embotellada. Pero la gran altitud del país hace que también sea necesario llevar ropa de abrigo y un buen saco de dormir, ya que por la noche puede hacer mucho frío. Navaja multiuso, repelente de mosquitos, sombrero y calzado cómodo y fresco pero cerrado para evitar picaduras, serán buenos aliados para nuestra aventura, además de un cámara de fotos con un buen teleobjetivo para hacer fotos de los animales que se pueden ver en los safari, experiencia que merece mucho la pena.

Existe la posibilidad de usar cabañas públicas dentro de los parques nacionales, aunque también hay numerosos lodges muy recomendables, con su propia pista de aterrizaje y “aviation friendly”, entre los que cabe destacar, por la pasión de sus propietarios por el vuelo www.desertrosekenya.com al norte, www.tsavosafari.camp.com en la zona sureste y el fabuloso www.mandabay.com, junto a la ciudad de Lamu, en costa del índico, un lugar de verdadero ensueño.

En cualquiera de estos lodges, los colores del amanecer, las puestas de sol y los cielos estrellados te harán sentir en un auténtico paraíso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + diecinueve =