El autogiro: su instrucción

autogiro2_553343Esta segunda parte sobre el autogiro la vamos a destinar a describir su instrucción y aprendizaje.

Texto: Loreto Román
Fotos: Escuela Autogiros Mizar

Los requisitos legales y documentación para aprender a volar son los siguientes:

  • Ser mayor de edad o tener 16 años cumplidos y autorización paterna legitimada ante notario.
  • Fotografías tamaño carnet (unas escuelas piden 2, otras 3)
  • Copia del certificado médico de clase 1 o clase 2 expedido de acuerdo con lo establecido en la O.M. de Fomento del 21 de marzo de 2000 por la que se adoptan los requisitos conjuntos de aviación para las licencias de la tripulación de vuelo (JAR-FCL)
  • Fotocopia del DNI.

Los alumnos extranjeros también pueden obtener la licencia presentando los documentos equivalentes en su país, legalizados por la representación diplomática o consular.

La escuela se encarga de presentar esta documentación en AESA para obtener la tarjeta de alumno-piloto.

La licencia que se obtiene todavía a día de hoy es la de piloto de ultraligeros, aunque esto cambiará con la nueva orden ministerial que sustituirá a la actual de 24 de Abril de1986 y ya en trámite, y que introduce por fin una habilitación específica para autogiros (AG).

Un comentario añadido a propósito de esta licencia común. Hasta hace poco, los exámenes no incluían ninguna pregunta específica relativa a autogiros; sin embargo ya es habitual que aparezcan preguntas de autogiro, y cada vez más, lo cual suele ser motivo de protesta y dificultad para los pilotos de ala fija, porque no han estudiado nada sobre ello. Los examinadores suelen responder que la licencia es única y por lo tanto los alumnos tienen que conocer ambas aeronaves. Esto cambia con la nueva orden ministerial porque habrá una parte teórica de autogiros.

Con respecto a la enseñanza teórica, se usa preferentemente el MANUAL DEL PILOTO PRIVADO, de Alejandro Rosario Saavedra y también el MANUAL DEL PILOTO DE ULTRALIGERO, de Miguel del Cura y José A. Fernández Díaz.

Ambos cumplen de sobra para obtener los conocimientos básicos necesarios para volar y presentarse a examen. Y, como sabéis, son manuales utilizados en ultraligero de forma genérica. En el caso específico de autogiro, la enseñanza se completa con el manual EL AUTOGIRO Y SU VUELO, de Fernando Roselló, que es la mejor referencia que podemos utilizar.

El complemento a todo esto son las presentaciones en PowerPoint que Miguel Ángel Ortigosa, como instructor, prepara en cada tema y cuya finalidad es aclarar dudas y conceptos del alumno. En todas ellas es una fusión de lo que encuentra y valora de otras escuelas, en Internet etc. (NOTA: De hecho, existe buena relación entre escuelas e instructores y es frecuente la colaboración mediante el intercambio de documentación, material de clases, etc. lo cual contribuye a mejorar los medios de los que disponemos para realizar nuestra labor). También se utilizan vídeos, que ayudan a fijar conceptos muy rápidamente.

También, nos comenta Miguel Ángel Ortigosa que utiliza un enlace a un vídeo que muestra el uso de flaps y slats en un A320 y enseña gráficamente las partes del ala.

Como la teoría es la misma para avión y autogiro, excepto la parte específica de éste, el vídeo es más claro y gráfico.

Con respecto a la enseñanza práctica, se dividide en fases y cada una de ellas establece unos objetivos de aprendizaje para el alumno.

Así, la primera fase es la de familiarización con medio, en la cual el alumno debe no sólo conocer la aeronave sino también sentirse a gusto en el aire, familiarizarse con los mandos del autogiro y los procedimientos esenciales.

La segunda fase, de maniobras básicas, persigue la correcta realización de vuelo recto y nivelado, virajes y ascensos y descensos coordinados.

La tercera fase, tráficos y maniobras avanzadas, cuando el alumno ya controla virajes y se encuentra a gusto en el aire, busca el control del tráfico de aeródromo, practicando lo aprendido entre otros aviones dentro del circuito. Se practica también la simulación de parada de motor.

La cuarta fase, tomas y despegues, se centra en tomar contacto con el suelo y realizar tomas y despegues hasta que se tenga la soltura suficiente para hacerlo solo.

La quinta fase, la suelta, es la fase en la cual el alumno está preparado para volar solo y se realiza la suelta. Es un momento crítico y que todo alumno recordará de forma especial el resto de su vida.

Y, por último, la sexta fase, navegación, se aprende a realizar y seguir un plan de vuelo establecido y alumno e instructor se desplazan a otro aeródromo distinto del habitual.

Completadas todas estas fases, el alumno piloto se encuentra preparado para la realización del examen y obtener su licencia de vuelo.

El seguimiento del proceso de cada alumno piloto se realiza con un libro de aptitud, en donde se califican la realización de las maniobras indicadas en cada fase y se valora si el alumno está apto en cada una de ellas. Este libro se complementa con información útil como check-list, carta del aeródromo, descripción de las maniobras (para que el alumno conozca por adelantado lo que se va a hacer y cómo), información sobre los mandos del autogiro etc.autogiro2_dsc_0260