Pterodactyl: un ultraligero de leyenda (I)

2+2Por Joaquín Guerra Jimenez

A principios de los años 70, aparecen los planeadores alas delta, basados en un concepto presentado a la NASA por Francis Rogallo. Ello dio nacimiento al denominado Vuelo Libre.

En cierta forma era volver a los inicios de la aviación, con los planeadores de Lilienthal, Chanute, etc… Aquella formula permitió volar a muchos aficionados con pocos medios económicos. Estos planeadores, cuya mayoría tenían forma de ala delta, también admitieron otros pocos diseños “diferentes”, como el más clásico Quicksilver, Icarus V o Manta Fledge.

Generalizado el vuelo libre, no en todos los lugares se podían encontrar zonas adecuadas para su práctica, llegándose a pensar en alguna forma de poner en vuelo sin tener que subir a un monte. Aparecieron los primeros motores situados a la espalda del piloto, para tomar altura.

Evolucionando esta fórmula se pensó en disponer de un rudimentario tren de aterrizaje que se acoplaba a las alas, sin perder el sistema de control por desplazamiento del centro de gravedad, ayudado en los “diferentes” por unos cables acoplados a la cintura que actuaban sobre los timones de dirección.

File0514Uno de aquellos planeadores de vuelo libre fue el Manta Fledge, diseñado por Klaus Hill. Este era el planeador de mayores prestaciones de su tiempo, desarrollado a través de los modelos I, II y finalmente el III con muchos submodelos.

JackMcCornackJack McCormack seleccionó el ala del Manta Fledge IIB para su proyecto de ala motorizada en 1977. Diseño una nueva jaula, soporte del motor y tren de aterrizaje. El mando de profundidad se realizaba por desplazamiento del centro de gravedad y el de dirección con los timones, manejados por ambas manos. El acelerador se accionaba con la boca. El motor era un dos tiempos Xenoah de 16 hp en toma directa. La hélice era de 36 pulgadas. Lo denomino Pterodactyl Pfledge y voló por primera vez en 1977.

En 1979 McCormack y su socio Keith Nicely volaron desde Monterey, California, hasta la reunión nacional de la EAA en Oshkosh, Wisconsin, donde tuvieron un gran éxito.

Allí recibieron la propuesta de volar hasta Kitty Hawk, Carolina del Norte, teniendo como combustible el etanol. Un viaje de siete semanas, quizás el vuelo más largo en ultraligero en aquellos días.

La siguiente versión fue el Pfledge 430D movido por un Cuyuna 430D bicilindro de 429 cc, de 30 hp y toma directa.

John D. Peterson, Jr. Voló en 1979 desde Long Beach, California, hasta Hilton Head, Carolina del Sur, en 29 días. Recorrió 3.200 millas en etapas de 120 millas. Esta fue la primera vez que un ultraligero realizaba un vuelo de costa a costa. Este Fledge ocupa un sitio de honor en el Smithsonian Museum.

Los pilotos de ala delta, acostumbrados a este modo de pilotar, se encontraban cómodos en el Pterodactyl, pero los pilotos de ultraligero que procedían de la aviación clásica tenían dificultades. McCormack comenzó a trabajar en un mando de profundidad. En un principio se colocó un timón de profundidad trasero. Se produjeron algunas unidades, pero no permitía el despegue a pie, lo que le impedía estar dentro de la normativa de ULM (FAR Part 103 de 1982). Entonces se pensó en colocarle el timón de profundidad delante, tipo canard. Volando por primera vez en 1980.

PtravelerBrochureEste modelo se denomino Ptraveler y estaba motorizado con el Cuyuna 430D en toma directa. Tuvo un éxito tremendo. McCormack se esforzó en demostrar que los ultraligeros no eran sólo para vuelos locales, sino que se podían utilizar para viajar. Utilizaba el ala para llevar equipajes. Entre ellos la tienda de campaña y los sacos de dormir para poder acampar en cualquier sitio.

Continuaron las mejoras y en 1981 se cambió el motor 430D por el 430R, dotado ya de reductora 2:1, accionando una hélice de 54 pulgadas, más eficiencia y menos ruido. A esta versión se la denomino “Ascender”. Tenía un precio de 4.200 dólares.

Al Ascender II se le dotó de un tren principal de fibra de vidrio. Así mismo se le empezó a adaptar para diversos usos, como fumigar o sondeo meteorológico. También se le dotó de un sistema para remolcar alas delta.

Informacion-Ascender-II+A principios de 1982 aparece el Ascender II+ un modelo reforzado. En el verano de ese año volaba la versión biplaza en la que el pasajero se situaba en una especie de sidecar a la derecha, compartiendo con el piloto la palanca de mando. Seguía volando con el mismo motor Cuyuna 430R de 34 hp. Ya se podía uno entrenar antes de la suelta.

Camino-de-MejicoMcCormack invitó a la periodista de Ultralight Flyer, Robin Sclair, para volar con él a México. Realizaron un viaje de 1.025 millas del 14 al 21 de octubre de 1982.

El último modelo fue el Ptiger, que salió a finales de 1982. Tenía las alas recortadas y una cabina de fibra de vidrio. Llegaba a alcanzar las 75 mph con el mismo motor Cuyuna 430R.

Los suministradores aportaban mejoras al modelo. Quizás la más notoria fue dotarle de un tren delantero direccional, en algún caso dotado de freno de bicicleta. También llego a dotársele de espoilers.

La empresa Sierra Floats de California vendía un juego de flotadores de quilla plana y núcleo de espuma. Otros suministraban paracaídas balísticos, etc… Los puristas conservaban su ultraligero de acuerdo con el modelo original.

En 1984 Mccormack vende la empresa a Freedom Fliers, quien dejo de producir el Light Flyer, el ascender II y el Ptiger, centrándose en el monoplaza Ascender II+ y el biplaza Ascender II+2. Produjeron pocos antes de vender la empresa al grupo Penthisiants. Un año después la vendieron a nuevos propietarios que a su vez vendieron las piezas, herramientas y planos a finales de los 80 o principios de los 90. Poco tiempo después desapareció todo.

Luego vino la crisis de la aviación, y el mercado estaba saturado. Se habían producido 1.396 Pterodactyl.

En 1990, Dave Frobe, antiguo empleado de McCormack continuaba volando en Pterodactyl y estuvo recuperando repuestos. Ninguna compañía los suministraba. Por lo que a tiempo parcial montó la empresa DFE, para atender la demanda de repuestos de los propietarios que volaban todavía los Pterodactyl. Finalmente, como tenía todos los elementos, se puso a fabricar varios modelos.

Los Pterotactyl salían un 20% más baratos, por lo que eran una buena opción.

En España Fueron importados por John Morrison, un estadounidense afincado en Madrid, ya conocido en el mundo del vuelo libre.

Este tipo de aparato fue el elegido para dar la 1ª Vuelta a España en Ultraligero, los días 4 al 22 de junio de 1987. Volaron 2.125 kms en 36 h. 45 m. 13 días de vuelo y 6 en tierra parados por mal tiempo. Los pilotos fueron: Fernando García Roldán (promotor de la idea), Juan Socías Escudero y Federico A. Sánchez Martín. Con 3 Pterodactyl (el de Federico fabricado en el Pardillo por Fernando). Se publicó un extenso reportaje en la revista Volar de la época.

En Alemania se fabricó el modelo Firebird M1 por Firebird GMBH, que utilizaba el mismo ala e inspirado en el Pterodactyl.

En caso de que estés interesado en adquirir un kit de este ultraligero o repuestos, puedes dirigirte a:
DFE Ultralights, Inc.
170 Grimplin Road, Vanderbilt, PA 15486
Phone: (724) 529-0450
davef@tsoft-inc.com

A John Morrison le compré un Pterodactyl en 1982. Pero esta es otra historia que contaré próximamente…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 10 =