¿Hablar inglés obligatoriamente en espacio aéreo español?

A veces (muchas por desgracia) es difícil seguir el hilo del pensamiento de las autoridades aeronáuticas de este país. El último de los muchos desvaríos ha surgido de la propia AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea) al ponerse en contacto con las compañías aéreas del país solicitando su ayuda para impulsar el inglés como única lengua en las comunicaciones entre los aviones, los centros de control y las torres de los aeropuertos. Al parecer, la agencia, dependiente de Fomento, prepara un cambio legislativo y unilateral que prohibirá que pilotos y controladores usen el español en España.

Evidentemente, esta propuesta (aunque es más honesto llamarla imposición) ha unido a todo el sector aeronáutico en bloque contra esta iniciativa que no tiene precedentes en el mundo y mucho menos en un país como el nuestro cuya lengua es una de las seis oficiales y admitidas por la OACI.

Las principales asociaciones españolas de controladores aéreos y pilotos (AEP, APCAE, APROCTA, COPAC, SEPLA y USCA) han redactado una carta conjunta dirigida a la directora de la AESA y al director general de Aviación Civil en la que muestran su disconformidad. En la carta se puede leer textualmente: «La prohibición del uso del español en las comunicaciones aeronáuticas puede reducir la conciencia situacional de las tripulaciones y controladores aéreos españoles cuando no se encuentre involucrada una aeronave extranjera, pudiendo disminuir por tanto los niveles de seguridad operacional».

Ni los controladores ni los pilotos tienen nada en contra del inglés como lengua común del sector, pero su uso tendría que realizarse únicamente cuando haya involucrada una aeronave extranjera cuya tripulación no conozca el idioma español, tal y como recomienda la OACI. Para ambos colectivos, no tiene sentido usar el inglés cuando únicamente hay tripulaciones españolas en el espacio aéreo, porque con ello cabe la posibilidad de que genere problemas de seguridad aérea hasta ahora inexistentes. Es más, la legislación aeronáutica internacional lo permite y lo recomienda.

Por ejemplo, hay que recordar que en la frecuencia también están atentos otros colectivos de tierra, que no están obligados a tener un alto nivel de inglés, a los que también les interesa saber qué es lo que ocurre con los tráficos, ¿o también les van a pedir el nivel de competencia que ahora se pide a pilotos y controladores?

No me puedo creer que nuestra administración esté jugando a ser la pionera en hacer algo que aparentemente nadie le ha pedido. Si lo hace debe ser por alguna razón. Quizá la presión de la UE para la implantación del cielo único europeo podría estar detrás de esta decisión para borrar el castellano de los cielos de España. Pero no me cabe en la cabeza por qué vamos a renunciar a hablar en nuestro idioma porque a alguien (que ya sabemos cómo se llama) le resulte más barato poner en una torre a un controlador que no conozca el castellano. Antes bien, habría que exigirle a ese controlador la competencia lingüística en el idioma nativo del país en donde va a trabajar y más si es uno de los seis oficiales por la OACI.

No me imagino que Francia o Alemania adopten, ni de lejos, una medida similar o que siquiera la estén evaluando. ¿Por qué nos gusta tanto suicidarnos colectiva y gratuitamente en este país?

Buenos vuelos

Jorge Penalba

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − Once =