20 Aniversario del aeródromo de Villamarco (León)

Vista-del-parking-a-la-hora-de-la-comida
Por el año 1993 se empezó a gestar este Aeródromo, que siempre ha ido con pequeños (pero seguros) pasitos, hasta convertirlo a día de hoy, en una apuesta firme para el futuro piloto, desde que empieza como alumno, hasta que posteriormente se plantea la compra de una aeronave y su posterior mantenimiento, para no tener ninguna preocupación más que la de volar.

Texto: Núria Leyva
Fotos: Carlos Martínez

Siempre se ha apostado por adaptarse a los nuevos tiempos, incorporando aeronaves modernas y perfectamente contrastadas, habiendo sido la primera escuela del noroeste en dar clases con tres ejes puros y más tarde en los de última generación. A día de hoy, cuenta con cuatro pistas (la principal 18-36 de 1.100 m) para poder estar operativo en cualquier condición de viento, dos Escuelas, cinco hangares, bar-restaurante donde poder comer y descansar, posibilidad de alojamiento a 7 km. con servicio de taxi, zona de acampada con sus servicios anexos, servicio de mantenimiento y reparación de aviones y motores, etc. Todo ello, en el norte de la península, pero al sur de la cordillera Cantábrica –quebradero de cabeza de muchos pilotos que intentan pasar al norte y se quedan en el sur de la misma, donde la meteo es bastante más tranquila–.

Pues con un tiempo espléndido y siguiendo con la buena meteo reinante en todo el mes de septiembre, nos preparamos para celebrareste Aniversario que nos llena de orgullo, y que en los tiempos que corren, bien se merece compartirlo con las personas que lo han hecho posible (ex-alumnos, pilotos, compañeros de andanzas aeronáuticas de campos limítrofes, etc). Gracias a todos, porque sin vosotros no hubiera sido posible este sueño, que Carlos tuvo alguna vez cuando todavía era un crío y, que se ha hecho realidad con el paso de los años.

Vista-del-parking-a-media-manana

Bueno, entrando en la paellada del día 22 de septiembre, la meteo apuntaba con buenas perspectivas hacia ese día y no defraudó en absoluto. Se había especulado con la idea de realizarla en sábado, para que pudieran venir volando desde más lejos (que lógicamente el domingo no les daba tiempo a volver a sus campos por la tarde), pero al final decidimos hacerla el domingo, porque tampoco teníamos infraestructura para acoger a tanta gente. Así que con el tiempo asentado en prácticamente toda la península, los pilotos que habían confirmado empezaron a llegar desde bien pronto, siendo el más madrugador Charli, de Zamora, con su Coyote II y Waldemar, desde Braganza, en su Jabiru SK. A éstos les siguieron 3 Tecnam de Casarrubios, entre ellos Joe, con su Bimotor P2006, que en vuelo se juntó con el P2008 de Álvaro Lapetra (importador de los Tecnam), para dar una pasada conjunta sobre la 36 de Villamarco y empezar así a animar a los que se desplazaron por tierra y que ya iban haciendo número en el suelo. Carlos cogió la emisora de mano y empezó a dar instrucciones a las aeronaves que iban llegando y a la vez, aparcándolos en tres filas en la plataforma secundaria. Sobre las 13:00 Jesús y Pablo, así como el resto de pinches, empezaron a preparar las 3 paellas para los alrededor de 100 comensales que esperábamos y sobre esa hora empezó también a llegar el grueso de pilotos con sus monturas: Juan Carlos, con su Jodel monoplaza, el Coyote II y el Trike del Aeroclub de Santa María del Páramo, Fernando con su Coyote II y Juan Carlos con P-92 Super, de Fontioso (Burgos), un Savannah y un Coyote II de La Morgal (Asturias), los 2 Rv’s de Pascual y Juanjo, más un P-92 de Matilla (Valladolid), Marceliano con su Coyote II 116 y Miguel con un Corvus, del Aeropuerto de León, Pablo con su Zenair 601 XL, de Herrera (Palencia), 3 TL’s, un Aeroprakt y un Storm, de Calzada (Salamanca), un Skyleader 300, de Camarenilla (Toledo), una Rally 100 del RAC Coruña, Leo y su P-92 Super, de Santander, Alfonso con su Savannah, de Potes (Cantabria), así hasta un total de 29 aviones en plataforma.

Sobre las 14:30 se empezó a servir la primera de las paellas en la nave 3, que es la misma donde celebramos los 10 años, y sobre las 15:00 ya estábamos todos sentados y zampando las viandas. Al final nos juntamos sobre 120 personas y no hubo problemas de escasez, así que bravo por los paelleros, que no calcularon mal del todo. Al finalizar, sobre las 16:00, Roberto que dejó aparcado por un día su Jabiru SK, sacó a pasear otro de sus pájaros, un Eurofighter de radiocontrol con una ¡¡¡turbina!!! de 10 kg. que dejó a los presentes boquiabiertos, viendo el fácil vuelo y oyendo su ruido ¡¡¡como los de verdad, pero en pequeñito!!! Acto seguido cambió de pájaro, para hacer otro vuelo, ahora con un helicóptero.

A partir de las 17:00, la gente empezó a abandonar Villamarco, en dirección a sus campos de vuelo y sobre las 18:00 ya no quedaba nadie, que no fuera de casa. Se siguió con la actividad de vuelos normal del aeródromo hasta que se hizo de noche, y en nuestras mentes estaba puesta ya la siguiente fecha: celebrar los 25 años del Aeródromo. Hasta entonces…