Aprender a volar en La Ferté, como en 1940

dsc_1784pb-2-9703c

Aero Vintage Academy, situado en el aeródromo de La Ferté-Alais Cerny, lleva abierto desde mayo de 2013. © Aero Vintage Academy

En La Ferté-Alais, Aero Vintage Academy ofrece aprender a volar aviones de leyenda. Un Stearman PT-17 y un T-6 están disponibles no sólo para vuelos de sensación, sino también en el marco de una verdadera escuela de vuelo.

La Ferté-Alais, su célebre aeródromo y la familia Salis, siguen siendo a día de hoy la historia viva de la aviación y mantienen  todo un patrimonio de la aviación histórica accesible en un museo, y desde hace unos meses, también accesible en vuelo. Porque desde mayo de 2013, Baptiste Salis abrió un nuevo tipo de escuela: la Aero Vintage Academy, que permite aprender a volar en un aviones legendarios.

“Pasamos un año barajando la posibilidad de tener aviones “retro” con los que ofrecer vuelos de sensación cumpliendo con las exigencias actuales”, dice Baptiste Salis. ”El decreto de febrero de 2012 que autoriza los “vuelos de sensación” en aviones provistos con un certificado de aeronavegabilidad especial (CSE-S) ha traído algo que no se podía hacer antes. En 2013, se inició la actividad de vuelos de sensación y se puso en marcha la escuela de vuelo con el Stearman y el T-6.”

El museo de La Ferté se convierte, con la escuela, en un verdadero museo volante. La Aero Vintage Academy, cuyo dosier de la OAM (Organización de Formación Aprobada) está ya en curso, ya alberga a diez estudiantes, 6 en Stearman y 4 en T-6, de muy diversos orígenes y de variados perfiles: pilotos con licencia confirmada o que acaban de obtener su PPL (Licencia de Piloto Privado), aficionados a los tiempos de las hélices que recientemente adquirieron un avión similar y quieran formarse, o simplemente neófitos.

El Stearman, que consume 100 litros por hora, en un vuelo de demostración. © Aero Vintage Academy

El Stearman, que consume 100 litros por hora, en un vuelo de demostración. © Aero Vintage Academy

Entre ellos, Geoffroy Destas, chófer de profesión, que actualmente pasa su curso básico en el Stearman, a dos horas de su suelta, y que nunca ha volado otro avión mas que este biplano de 800 kilos. “Me encantan los motores antiguos y cuando Baptiste abrió Aero Vintage Academy, no dejé pasar la oportunidad. Rara vez paso más de una hora en vuelo, se necesita una gran cantidad de recursos físicos y mentales… Al principio es muy impresionante: sientes que estás solo a bordo, incluso si el instructor está delante. El ruido del motor es también muy impresionante. Todo vibra a bordo, el avión ruge, ¡literalmente!”

Tanto el Stearman como el T-6 son aviones que fueron concebidos para escuela, para los aprendices de piloto de combate en los años 40. “No son aeronaves difíciles”, dice Baptiste Salis, “son muy buenos aviones de escuela: intuitivos, muy robustos, y de muy fácil mantenimiento.” Pero estos aviones también son caros: ”Estos aviones son cada día más escasos y por lo tanto más caros, su consumo es muy superior a la de una aeronave de escuela actual (100 litros por hora para Stearman contra 24 litros para un Piper PA 38) “.

Este sueño tiene un precio. Para acceder al curso básico en el Stearman, es decir, la formación teórica mas 15 horas de vuelo cuesta 12,900€, y 45.000€ para obtener un PPL con 45 horas de vuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 18 =